Saltar al contenido

Boxeo femenino

El boxeo es considerado uno de los deportes más violentos del mundo y para muchas personas la práctica está directamente relacionada con la masculinidad. Sin embargo, cada día, las mujeres ganan espacio en territorios hasta ahora dominados exclusivamente por hombres.

Con la popularización de los deportes de lucha y los torneos de la UFC, es común ver atletas femeninas dando un espectáculo en el ring. Pero no siempre fue así. Hubo un tiempo en que algunos atletas tuvieron que enfrentar otras batallas, esta vez, en las canchas para ganarse el derecho a pelear Boxeo. La historia del boxeo femenino está llena de curiosidades que pocos conocen y vale la pena conocer un poco más al respecto.

Los primeros registros

Os primeiros registros de combates desportivos entre mujeres datam do século XVIII em Londres, na Inglaterra. Em 1714, o boxeador James Figg fundou uma academia de Boxe onde também era permitido às mujeres treinarem. E foi nesse lugar, que Elizabeth Wilkinson se tornou a primeira campeã registrada da história, ganhando o torneio realizado en un circuito interno.

A vitória de Elizabeth não fomentou a modalidade e o Boxeo femenino permaneceu esquecido por um tempo. Foi apenas nas Olimpíadas de 1904, nos Estados Unidos, que reapareceu como una mera demonstração ao público.

Barbara Buttrick

Barbara, nacida en Inglaterra en 1929, fue la primera figura pública del boxeo femenino profesional. En 1949, con 18 años, la deportista ya vivía exclusivamente del deporte, pero era muy criticada. En palabras de Buttrick, “La idea de que una mujer no debe boxear está pasada de moda.

Las niñas son flores más delicadas de lo que solían ser. Y si a mi novio no le importa, ¿por qué debería hacerlo a mí?”. En 1952, el atleta se mudó a los Estados Unidos y dos años después, fue la primera boxeadora en tener una pelea transmitida por televisión. En 1957, Barbara Buttrick se convirtió en la primera mujer en ganar un campeonato mundial de boxeo reconocido. En 1960, se retiró del deporte y fundó la Federación Mundial Femenina de Boxeo.

La pelea en los juzgados

En 1975, Cathy Davis, Jackie Tonawanda y Marian Trimiar demandaron al estado de Nueva York después de pedir licencias para boxear y se las negaron. El caso tuvo gran repercusión mediática, lo que llamó la atención sobre el boxeo femenino. Además, en 1987, Marian inició una huelga de hambre durante 1 mes por los derechos de las mujeres en el boxeo.

En 1992, Gail Grandchamp, de Massachusetts (EE. UU.), logró que la Corte Suprema del Estado reconociera su derecho a boxear después de 8 años de juicio. Sin embargo, no pudo pelear, pues ya había superado la edad máxima de 36 años, permitida para los atletas aficionados.

Hoy en día

En 1993, la asociación USA Boxing aceptó regularizar el boxeo femenino en el país. Sin embargo, el boxeo profesional femenino moderno nació cuando Christy Martin y Deirdre Gogarty pelearon de fondo en un evento donde el evento principal sería entre Mike Tyson y Frank Bruno.

La pelea de boxeadores fue tan violenta y temperamental que llamó la atención del público sobre el evento principal. Gracias a este evento, la Asociación de Boxeo Amateur del Reino Unido anuló la ley de 1880 que prohibía la pelea entre mujeres. En 1997 se llevó a cabo el primer campeonato de boxeo femenino en los Estados Unidos. Y, en 2012, el deporte finalmente se incluyó en los Juegos Olímpicos.

Boxeo femenino España

El boxeo femenino en España no tuvo protagonismo hasta 1996 cuando en la capital de Galicia “La Coruña” se celebró un combate entre las boxeadoras Sonia Pereira y Sandra Gonçalves, ambas de nacionalidad portuguesa.

Esther Paez fue la primera boxeadora española a disputar un combate en España y en 1998 su primero combate profesional fue contra la Rusa Anastasia Toktatoulva. Además de ser la primera mujer española entrar en la prestigiosa PGN de boxeo mundial femenino, también fue la primera a firmar importantes contratos para pelear en los EUA.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)